Existe una excepción: cuando la cancelación se ha producido por una causa de fuerza mayor, esto es, por factores que no pudieron preverse o de haberse previsto no podían evitarse. Por ejemplo: fenómenos meteorológicos, atentado terrorista, casos de inestabilidad política, huelgas…

¿Encontró su respuesta?