Es un tipo de interés mínimo aplicable en una hipoteca. La devolución del préstamo hipotecario viene sujeta a un tipo de interés de referencia (generalmente el EURIBOR). La devolución de tu préstamo dependerá de las oscilaciones del EURIBOR, cuando sea superior se pagará una cantidad mayor y viceversa. Sin embargo, la cláusula suelo determina un interés mínimo que pagarás en todo caso, esto es, aunque el EURIBOR sea inferior, siempre pagarás como mínimo el tipo señalado de la cláusula suelo.

Por ejemplo: si el EURIBOR baja hasta el 2% pero en tu hipoteca hay una clausula suelo del 3%, siempre pagarás como mínimo ese 3%, independientemente de que el EURIBOR sea inferior. Consecuencia: no te beneficias de las bajadas del EURIBOR por debajo de esa cláusula de interés mínimo.

¿Encontró su respuesta?